Historial fiscal de la caja registradora

Cada empresario que está en su propia caja registradora lucha cada día con angustia, lo que estos platos pueden crear. Como todos los equipos electrónicos, las cajas registradoras no están exentas de ventajas y, a veces, se descomponen. No todos los propietarios de negocios saben que en algún momento donde el registro se procesa con una caja registradora, debería ser otro dispositivo de este tipo, ahora el fallo del primero.

https://tea-active.eu/es/Tibettea Active - Una receta única para la columna vertebral y las articulaciones saludables!

La falta de una caja registradora de respaldo EZZB mientras se venden más bienes o servicios puede ocasionar multas impuestas por la oficina de impuestos, ya que esto evitará que la lista de ventas se dañe durante la temporada de avería del dispositivo principal. Los documentos almacenados con la caja registradora deben incluir un libro de servicios de caja registradora fiscal. En esta carta, no solo se reciben todas las reparaciones en el dispositivo, sino que también se recibe información sobre la fiscalización de la caja registradora o los cambios en su memoria. En el libro de servicios, usted desea ingresar un número más exclusivo, que fue dado por la oficina de impuestos, el nombre de la compañía y la dirección de las instalaciones en las que se usa el efectivo. Todos estos mensajes son válidos en el caso de inspecciones fiscales. Cualquier cambio en la mente de la caja registradora también su reparación se adhiere a los ejercicios de un servicio especializado, con el que todo empresario que use una caja registradora debe firmar un contrato. Lo que es altamente importante: debe informar a la oficina de impuestos sobre cualquier cambio en el servicio del cajero. Las ventas en montos fiscales deben terminar de manera continua, y si la memoria de la caja registradora está llena, la opinión se debe cambiar por una nueva, mientras que se debe leer la memoria. Leyendo la memoria de la caja registradora que existe, también como su cambio, realizado solo por una entidad autorizada. Además, el trabajo debe realizarse en presencia de un empleado de la oficina de impuestos. A partir de la lectura de la caja registradora fiscal, se crea un protocolo apropiado, cuya copia se envía a la oficina de impuestos y otra al empresario. Debe almacenar este protocolo de acuerdo con los otros documentos relacionados con la caja registradora; su funcionamiento puede resultar en la imposición de una multa por parte de la oficina.