Fiscal novitus delio

Todos los empresarios que utilizan las cajas registradoras fiscales en las proximidades están luchando todos los días con problemas que los dispositivos también pueden crear. Como cualquier equipo electrónico, las cajas registradoras no son independientes de las decisiones y, a veces, se estropean. Ningún propietario de un negocio sabe que en algún momento donde se mantienen registros usando una caja registradora, debe recordar el segundo dispositivo de este tipo, ahora en caso de que falle el primero.

La falta de una caja registradora de respaldo para la venta de productos o servicios puede afectar la imposición de multas por parte de la oficina de impuestos, ya que esto evitará que la lista de ventas estropee el dispositivo principal durante la temporada. Los documentos almacenados con la caja registradora deben incluir un folleto del servicio de caja registradora. En este documento, no solo se incluyen todas las reparaciones del dispositivo, sino que también hay datos sobre la fiscalización de la caja registradora o el intercambio de su memoria. En el área de servicio, también se debe ingresar un número único, que fue entregado a la taquilla por la oficina de impuestos, el nombre de la compañía y la dirección de las instalaciones en las que se usa el efectivo. Todas estas novedades son necesarias en el caso de las inspecciones fiscales. Todos los productos nuevos en la conciencia de los cofres, su reparación también está dirigida a las actividades de un servicio especializado, en el que todo empresario que use cajas registradoras debe tener un contrato firmado. Además, debe informar a la oficina de impuestos sobre cada cambio del técnico de servicio del cajero. Las ventas en cajas registradoras deben realizarse en tecnología continua, por lo tanto, si la caja registradora está llena, la opinión debe intercambiarse por la siguiente, mientras se recuerda la lectura de la memoria. La lectura de la caja registradora fiscal seguramente vivirá, también como su cambio, hecha solo por una entidad autorizada. Además, esta actividad debe completarse en presencia de un empleado de la oficina de impuestos. A partir de la lectura de la caja registradora fiscal, se crea un protocolo apropiado, cuya copia llega a la oficina de impuestos y otra al empresario. Debe mantener este informe junto con varios documentos relacionados con la caja registradora; su error puede resultar en la imposición de una multa por parte de la oficina.